El fracaso de las políticas intervencionistas para bajar el precio de los alquileres

April 16, 2024 José Castro Luque



En numerosos países y ciudades alrededor del mundo, las políticas intervencionistas diseñadas para reducir el precio de los alquileres han resultado en un desenlace desastroso para todos los involucrados. Este enfoque, aunque bien intencionado, ha demostrado ser ineficaz y ha generado efectos contraproducentes en el mercado inmobiliario.

Una de las principales razones detrás de este fracaso es la complejidad inherente del mercado de alquileres y las fuerzas económicas que lo sustentan. Cuando las autoridades intentan imponer límites artificiales a los precios de alquiler, a menudo se enfrentan a una serie de desafíos y consecuencias no deseadas.

En primer lugar, las políticas de control de alquileres pueden desincentivar la inversión en nuevas viviendas y en el mantenimiento de las existentes. Los propietarios pueden verse menos motivados para mejorar o mantener sus propiedades si los ingresos potenciales están limitados por regulaciones de precios.

Además, las restricciones en los precios de alquiler pueden llevar a una escasez de oferta de viviendas disponibles. Los propietarios pueden optar por retirar propiedades del mercado de alquiler o buscar alternativas más rentables, como el alquiler turístico o la venta de propiedades.

Asimismo, las políticas intervencionistas pueden distorsionar los incentivos económicos y generar distorsiones en el mercado. Por ejemplo, los controles de alquileres pueden llevar a una asignación ineficiente de la vivienda y generar prácticas no transparentes, como el subarrendamiento no autorizado o el mercado negro de alquileres.

En última instancia, el fracaso de las políticas intervencionistas para reducir el precio de los alquileres resalta la necesidad de enfoques más equilibrados y efectivos para abordar las preocupaciones de vivienda. En lugar de imponer controles artificiales, es fundamental promover políticas que fomenten la inversión en vivienda asequible, mejoren la oferta de viviendas y aborden las causas subyacentes de la escalada de precios de alquileres.

En conclusión, el fracaso de las políticas intervencionistas para reducir el precio de los alquileres destaca la importancia de adoptar estrategias más efectivas y sostenibles para abordar los desafíos del mercado de vivienda. Es fundamental promover soluciones innovadoras y equitativas que beneficien a propietarios, inquilinos y comunidades en su conjunto.




La regulación de los alquileres no tradicionales, como el de temporada, pueden crear todavía más tensión y que propietarios e inversionistas dejen de confiar en el mercado


El actual intervencionismo en los alquileres tradicionales de viviendas, que culminó con la aprobación de la Ley para el Derecho a la Vivienda la pasada primavera, está originando que la oferta de este tipo de alquileres se esté desplazando hacia otro tipo de alquileres menos intervenidos, como son los alquileres de temporada, los alquileres turísticos y los alquileres de habitaciones.

Las consecuencias de este desplazamiento de la oferta hacia otros arrendamientos va a originar, también, la intervención de estos alquileres, en lugar de reconocerse los errores propios y buscar otras soluciones para crear más seguridad jurídica en el sector inmobiliario, para que los generadores de oferta confíen más en el alquiler tradicional.

La repuesta que se prepara es sencilla, “si no te gusta la intervención, toma doble o triple dosis de intervención”.

Para evitar este traslado de la oferta hacia otro tipo de alquileres, en este momento el Gobierno está estudiando intervenirlos, sin pensar que se puede cargar el arrendamiento de viviendas de forma global y hacerlo todavía más inaccesible y elitista.

El alcance de estas políticas intervencionistas lo observamos en el importante desfase que se ha producido entre los valores de rentas que recoge el nuevo índice de precios de alquiler aprobado recientemente por el Gobierno, y las rentas actuales. 




En el último índice de precios de alquiler aprobado por el Gobierno, que entró en vigor el pasado marzo para las comunidades autónomas que declarasen zonas tensionadas, se ha manifestado un retroceso de los precios medios de los alquileres, a niveles de los precios que había en 2017, según recoge el portal inmobiliario idealista, con una bajada de las rentas del 32% en relación con las rentas actuales, lo que está tensionando las relaciones entre arrendadores y arrendatarios, y que muchos arrendadores estén abandonando el alquiler tradicional o de larga estancia al vencimiento de los arrendamientos.

Y, para colmo de todo ello, vemos que la solución que proponen para intentar solucionar el problema de los altos precios no es reconocer sus errores, sino extender el intervencionismo hacia los otros alquileres que precisament están captando la oferta por ese excesivo grado de intervencionismo del arrendamiento tradicional.

Estas nuevas intervenciones que se están gestando pueden crear todavía más tensión y que propietarios e inversionistas dejen de confiar en el mercado del alquiler de viviendas para rentabilizar sus inversiones, lo cual provocará que la oferta desaparezca y los precios sigan manteniéndose altos.