Qué ha sido del 'vámonos a vivir al pueblo' cuatro años después de la pandemia

April 2, 2024 José Castro Luque




Descubre por qué ha sido el "vámonos a vivir al pueblo" la tendencia cuatro años después de la pandemia


El auge de vivir en el pueblo después de la pandemia


En los últimos años, hemos sido testigos de un cambio significativo en las preferencias de vivienda de la población. La pandemia ha transformado la forma en que vemos nuestros hogares y ha impulsado un interés creciente en vivir en entornos más tranquilos y naturales. Es por ello que el "vámonos a vivir al pueblo" se ha convertido en una tendencia en alza, y cuatro años después del inicio de la pandemia, sigue siendo una opción atractiva para muchas personas.


¿Qué ha sido del "vámonos a vivir al pueblo" cuatro años después de la pandemia? Esta frase, que en su momento se popularizó como un deseo de escapar de la vida urbana agitada, ha evolucionado hasta convertirse en una realidad para muchos. La búsqueda de espacios más amplios, contacto con la naturaleza, aire puro y una mayor calidad de vida ha llevado a un creciente número de personas a considerar seriamente la posibilidad de mudarse a pueblos y zonas rurales.


La conectividad digital, que se ha vuelto fundamental en el mundo laboral, ha permitido que muchas personas puedan trabajar de forma remota, lo que les brinda la libertad de elegir dónde vivir. Esta libertad ha sido un factor determinante en la decisión de muchas familias y profesionales de abandonar las ciudades en busca de un estilo de vida más tranquilo y en contacto con la naturaleza.


En este contexto, los pueblos y zonas rurales han experimentado un renovado interés, lo que ha impulsado el mercado inmobiliario en estas áreas. Las propiedades en entornos rurales ofrecen una excelente relación calidad-precio, lo que las hace especialmente atractivas para aquellos que buscan un cambio de estilo de vida sin renunciar a la comodidad y las facilidades modernas.


Si estás considerando la posibilidad de mudarte a un pueblo o zona rural, es importante contar con el asesoramiento adecuado. En nuestra agencia inmobiliaria, disponemos de una amplia selección de propiedades en pueblos y entornos rurales, y nuestro equipo de expertos estará encantado de ayudarte a encontrar la opción que mejor se adapte a tus necesidades y preferencias.


No esperes más para dar el paso hacia una vida más tranquila y en contacto con la naturaleza. ¡Contáctanos y descubre todas las opciones que tenemos para ti!



Han pasado cuatro años desde que el covid golpeó de lleno nuestras vidas y dio comienzo a un largo periodo de confinamientos y limitaciones a la movilidad que provocaron que despertara en muchos españoles la ilusión por dejar atrás la ciudad y trasladarse a vivir a pequeños municipios. Este fenómeno llegó a su culmen en la primavera de 2021, cuando el 5,8% de todos los contactos a anunciantes en idealista se producían en viviendas situadas en pueblos de menos de 5.000 habitantes.

Tres años después de ese pico, con datos relativos al cuarto trimestre de 2023, ese apetito por el mundo rural parece haber menguado, ya que solo el 4,7% de los contactos son sobre viviendas en estos pueblos, según un estudio publicado por idealista. De hecho, el peso de estas búsquedas se sitúa por debajo del que tenían en el momento anterior al inicio de la pandemia, en el primer trimestre de 2020, cuando suponían el 5,2% del total.

Es precisamente en las provincias más despobladas donde este fenómeno más se ha notado, ya que en Cuenca, el 46,8% de todos los contactos de la provincia llegaron a ser sobre pequeños municipios, y ahora mismo solo suponen el 29%, 17,8 puntos menos. Le siguen Teruel (que pasó del 48,8% al 35,9% actual); Huesca (del 48,5% al 35,6% actual); Huelva (del 38,3% al 27,4% actual) y Cáceres (del 27,8% al 17,3% actual).

En el lado opuesto, se encuentran las provincias de Badajoz (donde han crecido del 5,3% de los contactos al 6,5% actual); Jaén (que ha pasado del 7,2% al 8,1% actual); Granada (del 10% al 10,7% actual); Málaga (del 2,8% al 3,3%), Guipúzcoa (del 2,4% al 2,8%) y Sevilla (del 1,1% al 1,2%).

En Las Palmas, el peso de ha mantenido en el 0,1% desde primavera de 2021. En la provincia de Barcelona, los contactos en municipios de menos de 5.000 habitantes suponen el 1,6% del total, frente al 1,8% que supusieron en primavera de 2021, mientras que en Madrid ha pasado del 1,8% de ese momento al 1,3% actual.



El interés de las familias por vivir en estas zonas parece haber retrocedido hasta niveles prepandemia, ya que en casi todas las provincias el peso de los contactos en pueblos de menos de 5.000 habitantes era superior al actual en los meses previos al inicio de los confinamientos. La mayor diferencia se da en Teruel, ya que en invierno de 2020 registraba el 58% de los contactos en pueblos pequeños, mientras que ahora se sitúa en el 35,9%. Le siguen Cáceres (con un 34,9% en 2020 y un 17,3% actual), Zamora (un 27,7% en prepandemia y un 13,5% actual). Soria (un 32,3% antes del covid y un 20,2% actual) y Cuenca (un 40,3% antes de la pandemia y un 29% actual). En Madrid, en el primer trimestre de 2020 supusieron el 1,5% de los contactos, mientras que en la actualidad suponen el 1,3%.

Aun así, en cuatro provincias el interés por las viviendas en pueblos pequeños ha crecido desde ese momento: Pontevedra (pasa del 3,6% en 2020 al 4,6% actual); Valencia (del 6,3% al 7,1% actual); Málaga (del 2,9% al 3,3% actual) y Barcelona (del 1,5% al 1,6% actual). En estos tres últimos casos, es posible que los elevados precios alcanzados en las zonas más pobladas estén arrastrando el interés de zonas más pequeñas y con precios más bajos.



Zonas con mayor interés por pueblos pequeños

La configuración geográfica y poblacional de cada provincia provoca que haya un mayor volumen de municipios de menos de 5.000 habitantes y que el peso de los contactos en ellos sobre el total de la provincia sea más elevado. Es el caso de Ávila, la provincia española donde más peso tienen los contactos en pueblos pequeños: el 42,7% del total. Le siguen Segovia (38,3%), Teruel (35,9%), Huesca (35,6%), Toledo (29,8%) y Cuenca (29%). Por el contrario, en Las Palmas solo suponen el 0,1% del total, seguido por Sevilla (1,2%), Madrid (1,3%), Barcelona (1,6%) y Santa Cruz de Tenerife (2,3%).

Para Francisco Iñareta, portavoz de idealista, “el supuesto éxodo al mundo rural nunca llegó a producirse, pero sí aumentó de forma significativa el interés particular por establecer el domicilio en zonas alejadas del entorno urbano ya que ofrecían a menor precio viviendas de mayores dimensiones, con acceso a jardines o incluso huertos con los que escapar de la dureza de los procesos de confinamiento y desescalada”.

“Además, parecía que el teletrabajo podía convertirse en una solución mayoritaria que podría permitir alejarse de los grandes centros de trabajo sin bajar el rendimiento. Pero una vez superados todos los baches de la pandemia, las familias han vuelto a poner el foco en el entorno urbano, sacrificando esos metros cuadrados extra o las parcelas a cambio de contar con mejores servicios. Además, el modelo de teletrabajo hibrido, que nos impide alejarnos de forma permanente de las oficinas, ha sido un factor determinante para que muchas de aquellas familias que habían optado por huir al campo hayan tenido que volver a sus ciudades”.

Datos recopilados y analizados por idealista/data, la 'proptech' de idealista que proporciona información destinada a un público profesional para facilitar la toma de decisiones estratégicas, tanto en España, Italia y Portugal. Utiliza todos los parámetros de la base de datos de idealista en cada país, así como otras fuentes de datos públicas y privadas para ofrecer servicios de valoración, inversión, captación y análisis del mercado.



En el complejo mosaico cultural y geográfico de España, la búsqueda de los pueblos más económicos para vivir se convierte en un tema de interés no solo para aquellos que buscan reducir gastos, sino también para quienes anhelan una vida tranquila y auténtica.

Este análisis no solo revela opciones asequibles, sino también destaca la riqueza de oportunidades que ofrecen estos lugares en términos de calidad de vida, inversión inmobiliaria, turismo y la posibilidad de un cambio de estilo de vida hacia un entorno más relajado y comunitario.